Sistema de Gestión del Aprendizaje para mejorar tu empresa

El aprendizaje hace girar el mundo. Los negocios están cambiando más rápido que nunca. El éxito está en aquellas organizaciones capaces de responder con agilidad a la constante evolución del mercado. En este sentido, las personas son el motor de dicho cambio por lo que deben contar con las habilidades necesarias para avanzar con éxito hacia el futuro. Si tenemos las expectativas de que los equipos amplíen y reciclen sus competencias y les damos la opción de innovar y mostrar su potencial podremos proporcionarles los instrumentos necesarios. Por lo tanto, un sistema de gestión del aprendizaje (LMS) es la base para ofrecer una experiencia de aprendizaje completa con una herramienta eficiente.

En lo que respecta a la implementación de las soluciones y contenidos de aprendizaje es interesante tener en cuenta estos 4 aspectos que pueden ayudarte a cambiar tu empresa de forma muy positiva:

1. Un Sistema de Gestión del Aprendizaje estandarizado y escalable

La dinámica de la fuerza de trabajo implica que las organizaciones deben estar seguras de que comparten mensajes claros y coherentes con los empleados. Por eso es importante que el aprendizaje y el desarrollo, especialmente en lo que respecta a la incorporación, estén estandarizados y sean escalables.

Si se cuenta con un adecuado y protocolizado sistema de Onboarding los empleados podrán conocer las misiones de una organización, las especificaciones de producto y las nuevas políticas. A la larga, esto supondrá un importante ahorro en costes de contratación y reclutamiento.

2. Posibilidad de realizar un seguimiento de la formación

En noviembre de 2020, la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por su sigla en inglés) ) obligó a informar a las organizaciones que cotizan en bolsa sobre las métricas de su capital humano, así como sobre el porcentaje de empleados que han completado la formación en materia de cumplimiento o de directivos que reciben desarrollo de liderazgo. Con este mandato llega el reto de distribuir y hacer un seguimiento de la formación.

Ofrecer a los equipos una formación adaptada a sus necesidades que les permita desarrollarse en sus carreras profesionales garantiza, no sólo el incremento de habilidades en la plantilla sino la permanencia del talento.

Realizar un seguimiento de la formación es crucial para comprobar si la formación está teniendo éxito

3. Los Sistemas de Gestión del aprendizaje deben poder proveer de un contenido fiable y flexible

Para muchas organizaciones, la adopción del trabajo a distancia se produjo de la noche a la mañana. El acceso a una plataforma de aprendizaje en línea otorgó a los directivos la capacidad de pivotar rápidamente y responder a las necesidades del mercado sin perder el ritmo.

Contar con un contenido accesible y actualizado ayudó a muchas organizaciones a proporcionar a sus líderes la orientación que tanto necesitaban. Asimismo, les ayudan a aprender los entresijos de la gestión de equipos remotos, por ejemplo.

Adicionalmente, ofreció a los managers visibilidad y transparencia sobre las necesidades de sus equipos y las habilidades recién adquiridas para que puedan reaccionar rápidamente cuando se produzca otro inesperado cambio.

4. Oportunidades de aprendizaje y desarrollo

Acceso a oportunidades de aprendizaje para potenciar el trabajo de los empleados. Este mayor compromiso de las personas conduce a una mayor satisfacción de las mismas a nivel personal y dentro de la organización. Sin embargo, la ventaja no es sólo para los empleados.

Los equipos satisfechos implican mayores tasas de retención para las organizaciones. Todo esto se traduce en un aumento de las oportunidades de movilidad interna.

Conclusión

Aunque los casos de uso de un LMS por parte de cada organización serán diferentes, los beneficios son claros. Un software LMS adecuado, como podría ser el de Cornerstone, tiene la capacidad de reunir el aprendizaje, el crecimiento, las habilidades y las capacidades en una experiencia personalizada para las organizaciones y sus empleados. Y esa puede ser la diferencia entre sobrevivir o prosperar en el mercado.