blockchain

Una pequeña insignia cosida en el uniforme es un gran emblema para un boy o girl scout. Cuando un scout aprende una habilidad nueva, la medalla que lleva en el brazo supone tanto una felicitación como una prueba de sus logros. Una figura con autoridad ha verificado los éxitos del chaval y todos los que ven ese pequeño trozo de tela saben exactamente qué habilidad representa.

En su esencia, el Blockchain es la versión virtual de este sistema. Una vez adaptada la tecnología Blockchain al aprendizaje y desarrollo, permite a los empleados obtener medallas virtuales (nodos de datos) que se almacenan en una red transparente, verificable e inmutable a lo largo de sus carreras profesionales. De modo que, cuando un empleado comparte su blockchain individual, todos los demás podrán acceder a estas piezas de información, ya se refieran a una habilidad obtenida en un puesto anterior, a una credencial conseguida en un curso de formación online o a una titulación oficial, por ejemplo.

No obstante, las cadenas de bloques significan mucho más que un simple registro de datos. No solo ayudan a mostrar credenciales y a mantener un registro de los hitos de aprendizaje anteriores, también pueden suponer el enlace entre aprendizaje y compensación con el fin de garantizar que se retribuye a los empleados en función de sus habilidades, dándoles más movilidad dentro y fuera de la empresa.

Digitalización de las credenciales del empleado mediante blockchain

Hasta la fecha, los mayores beneficios de utilizar la tecnología blockchain para mantener el rastro de la formación laboral y extralaboral, se refieren a que estos registros se pueden verificar y a que no se pueden cambiar. Actualmente, en el contexto de la pandemia de la COVID-19Tom Vander Ark, Director General de Getting Smart, una biblioteca de recursos para profesionales que reciben formación, dice que la flexibilidad y la naturaleza dinámica de las cadenas de bloques las convierte en una herramienta de valor incalculable para validar y mostrar las credenciales de los trabajadores actuales y de los candidatos futuros.

Los empleados son contemplados desde distintas fuentes: asistiendo a conferencias virtuales, a clases online, participando en webinars y mucho más. Y todo queda registrado. Vander Ark afirma que, con las cadenas de bloques, los empleados deberían ser capaces incluso de evitar las pruebas de aptitudes y tests de algunos sectores específicos (por ejemplo, pruebas de códigos para ingenieros o pruebas de escritura para periodistas) al poderse acceder a un registro fiable de la cadena de bloques.

Al utilizar la tecnología blockchain como sistema para mantener un registro, los empleados pueden acumular habilidades verificadas de formación tanto interna como externa y oportunidades de desarrollo. El registro puede incluir incluso microcredenciales, es decir, cursos o aprendizajes informales. Según explica Vander Ark, la mayoría de microcredenciales requieren que se demuestre su dominio mediante una forma pre-escrita y, a menudo suelen existir múltiples formas de desarrollar y demostrar una habilidad. Cuando un empleado afirma haber desarrollado una habilidad, debe ser evaluado y verificado por una autoridad antes de que se emita una microcredencial. «El gran beneficio supone validar que se posee esa determinada habilidad », comenta Vander Ark.

El Blockchain de cada empleado también sirve para relacionar su compensación con sus logros en desarrollo de habilidades

A pesar de que el uso más obvio del Blockchain en RR.HH. se encuentra en validar las habilidades que posee un empleado, también es muy útil en Compensación y Beneficios, afirma Vander Ark. Obtener una medalla, microcredencial o certificado en particular podría desencadenar cambios en la compensación como por ejemplo la concesión de un bono o una paga de rango superior. Si un empleado cumple los requisitos para un nuevo paquete de compensaciones tras haber completado una unidad de aprendizaje, el Blockchain puede conseguir que este cambio resulte simultáneo.

«El Blockchain puede manejar fácilmente las operaciones automáticas», dice. Vander Ark añade este ejemplo: un empleado que ha superado un máster debería cumplir los requisitos para obtener un salario superior. En primer lugar, ese empleado debe adquirir un certificado académico, y enviarlo al distrito escolar. Se requiere papeleo y que el equipo de RR. HH. lo notifique a nóminas. Después de un lapso de tiempo y burocracia indeterminados, el empleado recibe el nuevo salario.

«Este proceso se automatizaría con una blockchain –afirma–. En cuanto la Escuela o Universidad verifica el título, el empleado obtiene el incremento salarial.»

Lo mismo podría aplicarse a los trabajadores flexibles y autónomos que aspiran a sueldos más elevados, basándose en años de experiencia, certificaciones conseguidas o cambios de circunstancias laborales –añade. Y la economía de trabajo flexible aumenta, «la gente trabaja cada vez más desde casa, al igual que se contrata y recluta más en remoto. Encontramos cada vez más economías de trabajo flexible y un número más elevado de trabajadores temporales en las empresas, principalmente en las de la lista de Fortune 500», comenta Vander Ark.

El Blockchain apoya la movilidad interna del talento

Como red, la cadena de bloques tiene capacidad para convertirse en la puerta hacia la movilidad. Al poner en marcha las cadenas de bloques y el sistema de medallas digitales los empleados podrían encontrar una motivación añadida para aprender pues sabrían que sus logros pueden viajar con ellos en caso de que quieran cambiar de funciones o, incluso, de empresa. Además, esta portabilidad también incentiva un aprendizaje más personalizado porque anima a que los estudiantes persigan sus intereses con la seguridad de que quedarán documentados y que contarán para su carrera profesional.

«Permite que los empleados puedan elegir lo que quieren aprender, cómo y cuándo quieren aprenderlo, y la forma de demostrar su aprendizaje», dice Vander Ark. «Personaliza el aprendizaje de verdad porque las personas pueden elegir, tienen voz y voto.»

Para las empresas, el Blockchain confirma de forma mucho más sincera las habilidades y credenciales de un empleado, cuando se busca una promoción o asignarle un nuevo cargo. Cuando se oferta un nuevo puesto, no se tiene que depender de un currículum desactualizado desde que se contrató al empleado, sino que se puede consultar la cadena de bloques, que se actualiza conforme los empleados adquieren conocimientos nuevos. Finalmente, el mayor potencial para la movilidad se traduce en el compromiso  y retención, porque existe más posibilidad de que los empleados motivados y comprometidos se queden en una empresa que aquellos que no lo están

El Blockchain en Aprendizaje y Desarrollo, incluso en estos estadios tan iniciales, supone un potente «win-win» para el empleado y la empresa.