learning

A lo largo del año pasado nos dimos cuenta del cambio drástico que se ha experimentado en la naturaleza del trabajo, desde la implantación masiva del teletrabajo y entornos más flexibles, hasta la creciente importancia de las habilidades sobre las credenciales tradicionales. Pero, hasta la fecha, se ha dejado de lado la idea de transformar la manera en que los empleados aprenden en su trabajo.

Imagínate preparando unas cuentas anuales en un archivo de Microsoft Excel cuando te das cuenta de que no conoces una fórmula específica que resulta crucial para el proyecto. Hay un vídeo en la Intranet de tu empresa, pero dura 30 minutos y se grabó hace dos años. Si el plazo de entrega es inminente, esto no es una opción. El ritmo de trabajo se acelera y el desfase en las habilidades es real. Los empleados sienten la presión de entregar los resultados rápido; no obstante, se enfrentan a nuevos retos, bien se trate de tecnología nueva o de llevar a cabo tareas con las que no están familiarizados. 

Aprender trabajando supone un concepto básico: el objetivo consiste en servir el contenido apropiado, en el lugar apropiado y en el momento apropiado con el objetivo de cubrir las necesidades concretas de quien estudia y sus ganas de desarrollarse. En la práctica, esto significa que, cuando esas cuentas anuales se creen en el Excel, una integración con tu plataforma de aprendizaje va a permitir utilizar una barra de herramientas con la que buscar y encontrar contenido que pueda ayudar de forma rápida y eficaz con, digamos, un vídeo más apropiado de 15 segundos, que explique la fórmula necesaria. Parece simple, pero el funcionamiento interno de este enfoque de aprendizaje personalizado y muy dirigido resulta mucho más sofisticado.

El recurso de aprendizaje apropiado, si quiere considerarse efectivo para el empleado actual que trabaja en remoto, que cambia rápido y que cuenta con capacidad tecnológica, debe llegar en el momento necesario. Por eso hacemos que el aprendizaje trabajando constituya una pieza clave de nuestra plataforma de experiencia de aprendizaje (LXP, por sus siglas en inglés).

Aprender trabajando proporciona el contenido apropiado cuando más se necesita

Existen integraciones para «aprender trabajando» en el mercado actual. El aprendizaje trabajando realmente debería proporcionar herramientas con las que se pulse o se extraiga la información relevante en el lugar en el que los empleados trabajan a diario. De hecho, la tecnología ayuda a eliminar la necesidad de que quien aprende tenga que cambiarse a la plataforma de aprendizaje o la Intranet de la empresa para buscar contenido, o que tenga que buscar en Google la solución. 

Aparte de ahorrar tiempo a quien aprende, el aprendizaje en el trabajo puede aprovechar una capa clave en el contexto adicional de proporcionar contenido a los empleados: las habilidades que ya poseen. Hemos compartido la forma en que nuestro sistema de habilidades funciona para cumplir con las múltiples dimensiones de una persona y las de un trabajo, utilizando no solo las habilidades con las que ya cuenta, sino también sus intereses, objetivos y otras facetas de su desarrollo. Aprender trabajando puede equilibrar esta perspectiva con el fin de generar recomendaciones sobre contenido, lo que supone que este sea más útil y personalizado, lo que a su vez eleva el resultado laboral de los empleados e incrementa su crecimiento. 

Anticipar las necesidades de los empleados 

El foco del aprendizaje durante el trabajo consiste en cumplir mejor las necesidades de los empleados, pero existe la posibilidad de dar un paso más con la tecnología y anticipar estas necesidades, incluso antes de que surjan. Por ejemplo, existen razones comunes por las que se produce el aprendizaje: un empleado accede a un puesto nuevo, debe utilizar una tecnología nueva o trabaja en un encargo puntual. Se da incluso la posibilidad de que necesiten formación o credenciales específicas con las que obtener acceso físico a una facultad a la que no habían accedido antes. Aprender trabajando puede permitir que esas transiciones sean más fáciles y reducir la carga de quienes aprenden y de los directores. 

Si se cuenta con más datos apropiados sobre los usuarios, podremos recoger y hacer uso de estas señales con el fin de ofrecer el contenido correcto en el lugar y el momento adecuados. Al igual que ocurre con otros datos de las soluciones de Cornerstone, aprender trabajando reconoce que se acaba de ascender a un empleado a un puesto nuevo, lo que significa que necesitará ayuda para crear nuevas habilidades y otro material de aprendizaje. 

Alimentar el futuro del aprendizaje

Puede que suene futurista, pero no falta tanto. Actualmente estamos estableciendo las bases, pero es solo el principio. A medida que nuestra IA de habilidades sigue madurando la web y el entorno de propiedad intelectual de una empresa se alimentan con más contenido y la provisión de contenido se irá haciendo más sofisticada cuando los empleados la necesiten, incluso antes de que se den cuenta de que lo necesitan. 

Nuestro objetivo consiste en acercar más que nunca el aprendizaje al trabajo. ¿El resultado? Una plantilla con mayor potencial, más feliz y productiva.