candidatos

Brindar una agradable experiencia al candidato es una competencia crítica para la mayoría de las organizaciones; sin embargo, muy pocas empresas son realmente buenas a la hora de proporcionar a sus candidatos –¡a sus posibles empleados!–lo que necesitan para sentir que están desarrollando una buena relación con su futura empresa.

No conectar con tus candidatos y permitir que continúen en el proceso de selección puede hacer que se desvinculen del mismo, que impacte negativamente en su opinión sobre la empresa e, incluso, que abandonen el proceso (dando lugar a “fantasmas” en entrevistas o incluso que decidan no incorporarse en su primer día.

Entonces, ¿cómo construyes una relación de verdad entre los candidatos y tu organización? Comienza mirando tus procesos de selección de talento desde el punto de vista de tus candidatos.

Por qué la experiencia del candidato es más importante de lo que crees

Los candidatos con talento y adecuados para tu organización son difíciles de encontrar, atraer, contratar y acoger; todos sabemos que la competitividad por los empleados de alto rendimiento y alto potencial es brutal.

La gestión de la relación del candidato combina el uso estratégico de la tecnología de selección con un toque humano constante durante todo el proceso de reclutamiento del candidato. Al igual que un vendedor pone a sus clientes en primer lugar, los reclutadores deben hacer lo mismo con sus candidatos. Y eso significa mantenerse en sintonía con las acciones que puedes realizar para involucrar al candidato, y con los pasos en falso que podrían hacer que se retiren o abandonen el proceso de contratación.

Los candidatos buscan una señal, algo que les indique que tu organización es el lugar al que pertenecen. Hacer ese tipo de conexión es el primer paso para construir una relación sólida, y es aquí donde comienza su experiencia con tu organización.

Por ejemplo, si tus candidatos:

  • No dejan de preguntarse en qué fase del proceso se encuentran.
  • Desconocen si recibirán noticias de los reclutadores de la organización.
  • Piensan que el cuestionario de inscripción es aburrido y difícil.

Esas pueden ser señales para que el candidato interprete que tu empresa no es lugar para él, incluso si se ajusta perfectamente al puesto disponible.

Por otro lado, es mucho más probable que los candidatos se comprometan a lo largo del proceso con tu organización si pueden:

  • Aplicar sin problemas y fácilmente a una posición desde su dispositivo digital preferido.
  • Conocer dónde se encuentran durante el proceso.
  • Interactuar positivamente con el reclutador y el responsable de contratación.
  • Recibir información (incluso si no han sido seleccionados).

Estos son los momentos que le importan al candidato, fomentando una relación sólida desde que descubren tu empresa.

Conclusión

La transformación de la experiencia del candidato requiere que las empresas se centren en el candidato en lugar de centrarse en la organización, creando una experiencia del candidato personalizada y atractiva que prepare el escenario para una relación significativa, duradera entre la organización y el candidato.