Marca personal

Marca personal

Cada vez más, los profesionales necesitan una marca personal de la que dependa en gran medida su futuro. Esa marca es mucho más que un currículo y se nutre de la experiencia adquirida y de la trayectoria pasada, presente y futura.

Es una forma de hacer las cosas, una reputación y un atributo de confianza (o no) a la hora de contratar. Vamos a analizar cómo ha evolucionado este aspecto desde dos puntos de vista: la manera de conseguir una marca personal fiable y cómo fijarnos en ella si tratas de seleccionar talento para tu organización.

“Yo he venido aquí a hablar de mi libro”

Con voz grave, serio, marcando impronta. El carácter de Francisco Umbral en aquella mítica entrevista definió la marca del escritor.

La marca personal habla de cómo te percibe el mundo en todos los aspectos que definen tu carrera. No necesariamente es personalidad sino cómo la gente te conoce e identifica en un área específica: si consigues transmitir lo que deseas estás más cerca de convertirte en una persona de valor para los demás.

Una marca que destaque y sea sólida es preferible a una pusilánime que pase desapercibida. Si estás habituado a tratar con mucha gente lo sabes de primera mano: depende del interés y la pasión que se ponga.

Yo soy yo, y mi circunstancia

Para lograr una marca personal fiable hacen falta varias cosas, pero hay dos indispensables: conocerte bien y partir de tu yo auténtico.

Si manejas recursos humanos sabes que la honestidad es la clave para manejar el branding personal, pero si lo que realmente deseas es crear tu propia marca ni te engañes ni finjas imposturas raras: a ti más que a nadie no te va a funcionar por mucho tiempo.

Construir autoridad requiere constancia y comenzar hoy mismo.

Es mejor hacerlo que decirlo

Para que el branding personal pase al plano consciente y comencemos a trabajarlo no solamente hay que demostrar experiencia en un área de valor sino todo un conjunto de atributos que sumados puedan lograr que seas reconocido.

No es una identidad gráfica, es tu estilo. No es una opción, es un concepto vital. Y no es nada personal, es lo que hay que hacer para distinguirse igual que les ocurre a políticos, líderes de masas o profesionales que mueven el mundo.

La diferencia entre ayer y hoy es que el concepto de marca personal es más necesario cuanto más se globaliza la comunidad y mayor es el nivel de exigencia laboral.

Cómo descubrir el talento

La pregunta se las trae. ¿Cómo descubrir el talento? Un director de Recursos Humanos está en su búsqueda constantemente pero ¿y él cómo demuestra el suyo propio?

El talento, del latín “talentum”, definía una moneda pero hoy es una noción de valor abstracto que prevalece aplicada a las personas.

La inteligencia, una habilidad ingénita o la capacidad para una determinada ocupación son parámetros asociados, aunque también se ha comprobado que cualquier persona puede desplegar su talento mediante técnicas y prácticas adecuadas.

El talento es la aptitud para algo en concreto, que sumado a una marca personal definida convierte a los profesionales cualificados en elementos indispensables en cualquier organización. Al fijarnos en la aptitud, como mínimo, intuimos el talento.

Sin necesidad de test de personalidad o complicados análisis, la manera de saber que delante de nosotros está un verdadero talento es comprobar que no solo es un excelente profesional en lo suyo sino también en otra cosa. Por ejemplo, si menciona que ha estado en algún voluntariado, podemos tener delante de nosotros a un buen compañero que está acostumbrado a colaborar en equipo, factor elemental para poder cumplir los objetivos de la empresa.

El objetivo es potenciar tu marca personal y de paso saber cómo descubrir talento.

Qué debes tener en cuenta

  • Sé tú mismo.Tu impronta tiene que reflejar lo que en realidad has sido, eres y quieres ser.
  • Desarrollar la comunicación. Gestionar personas implica que tu pericia e ingenio se demuestran de manera oral o escrita.
  • Poniendo pasión. Demostrando saber de lo que hablas e irradiándolo a tu audiencia. Descubre tu pasión y desarróllala por donde desees desenvolverte, quieras destacar o ser reconocido. En una simple entrevista uno contra uno o en una conferencia.
  • Trabajar la marca online. La tiranía de Mr Google obliga hoy a estar pendiente de la posición que ocupas en su ranking. Buscadores y redes sociales son obligatorios para construir marca.
  • Descúbrete. Importante: las personas conectan con personas y la confianza ni se construye ni se alcanza fingiendo ser quien no eres.

Las empresas tienen la personalidad de quien las dirige

La conclusión es simple: la aptitud es el talento, la habilidad o la destreza que se tiene para algo, pero lo que decimos, lo que hacemos o la imagen que proyectamos son elementos esenciales que nos definen. Trabajarla diariamente sabiendo qué transmitir, hará mucho más fácil la gestión del talento. Desde Saba Lumesse te podemos ayudar ya que nuestra máxima es la vocación y el compromiso de ofrecer un servicio global de calidad.