Küppers y RR.HH.

El pasado jueves 4 de febrero hemos tenido el placer de organizar un webinar con Victor Küppers ¿sabes quién es? Él se presenta a sí mismo como formador y podríamos decir que su trabajo consiste en recoger y transmitir mediante sus conferencias las ideas de los expertos con la intención de hacer reflexionar a las personas y provocar un cambio en su actitud.

Debido a los meses de incertidumbre y angustia que estamos viviendo y al papel tan importante que están desarrollando los departamentos de RR.HH. en este escenario, hemos querido hablar con Victor sobre la importancia de enfrentarse a esta situación con una actitud positiva y cómo los equipos de RR.HH. pueden ayudar a sus personas a mejorar su estado de ánimo.

Síntesis de la sesión por Victor Küppers

Por difícil que nos parezca en estos momentos pensar en una fecha de vuelta a la normalidad, ese día llegará porque como dice Küppers “no estamos en un pozo, sino en un túnel y de los túneles se sale y cómo salgamos cada uno de nosotros dependerá de la actitud que hayamos elegido para afrontarlo”.

Entonces… ¿Cómo podemos sobreponernos a las dificultades? Te invitamos a conocer qué reflexiones ha recopilado Victor Küppers de los expertos por si pueden ayudar a tus equipos a mantener el ánimo.

La psicología positiva

Victor habla de la psicología positiva como una ciencia basada en el sentido común, en las cosas que todos conocemos y escuchamos de forma recurrente en nuestro día a día. Esta ciencia estudia lo que hacen las personas que tratan de vivir con una actitud positiva y que se esfuerzan por mantener la esperanza incluso en los momentos más difíciles.

Nuestro conferenciante es consciente, y así lo comentaba, de que pensar en la felicidad o en la alegría como en un estado permanente no es realista, ya que las personas experimentamos diferentes sentimientos como la tristeza, la angustia, el enfado… y esas emociones son perfectamente entendibles y muy humanas pero en lo que Victor insiste es en que: “nunca debemos perder las ganas de luchar porque si uno se da por vencido lo único que le queda es la amargura y el mal humor“.

Disfruta las pequeñas cosas: cada sorbo de un café saboreando la crema

Obviamente nos resulta más difícil ser optimistas que pesimistas, cuando hablamos con nuestros compañeros en la pausa del café el tema de conversación que nos surge gira en torno a la pandemia, lo mal que está la economía, la falta de vacunas, la mala gestión, los días repetitivos que vivimos… y esa perspectiva, ese sentimiento “cenizo”, como día Küppers, de frustración y agotamiento es muy respetable pero debemos elegir afrontar esta crisis con una actitud positiva. Pronto nos volveremos a tomar el café en el bar, en la cocina de la oficina y este mal sueño habrá terminado. Sobre esa actitud positiva gira el discurso de Victor Küppers. Te comentamos los puntos tratados en el webinar:

Los departamentos de RR.HH.  como impulsores del cambio

En la conferencia de Küppers hemos escuchado en repetidas ocasiones cómo “los departamentos de RR.HH. están llamados a impulsar los cambios y a cuidar a las personas“, porque esos equipos, compuestos por “cabezas” y “corazones” irán donde se sientan apreciados y queridos. Las empresas las forman las personas, esta es una gran verdad que últimamente encontramos en muchos discursos, y si realmente valoramos a estas personas y lo que suponen para las organizaciones debemos hacer que se sientan bien, apoyarlas, cuidarlas, motivarlas.

Ya llevamos casi un año sumidos en una pandemia mundial que ha dejado víctimas en todos los ámbitos. No sólo hemos perdido personas que eran importantes para nosotros a causa de esta terrible enfermedad, también conocemos gente cercana que se ha visto afectada por un ERE o un ERTE. Cuando las dificultades se alargan en el tiempo, dice Victor, con mucha razón, que “corremos el riesgo de perder el ánimo y es aquí donde entra en juego la psicología positiva cuya premisa básica es que a las personas les mueve su estado de ánimo y ese ánimo que mostremos marcará la diferencias entre nuestra peor y mejor versión“.

El estado anímico se puede trabajar“, nos recuerda o informa Küppers, y continua diciendo que “es una de las principales misiones de RR.HH. y debemos hacerlo no sólo por nuestros equipos, sino también por nuestras familias y, por supuesto, por nosotros mismos.” A través de la psicología positiva encontramos varias ideas para llevarlo a cabo, ideas que como ya apuntábamos en un primer momento al tratar de definir esta ciencia, no son novedosas sino que podría decirse que son simples y conocidas por todos, pero hay que ponerlas en práctica, porque como sacaba a relucir Küppers con la frase de Stephen Covey: “saber y no hacer es como no saber”.

Las 4 ideas clave:

El rol de RR.HH. que es muy importante porque ayuda a crear empresas más humanas.

El principal mensaje que Victor recalca en este punto es que “desde este departamento se debe cuidar a las personas“.

Así mismo indicaba que “es importante fomentar la promoción de líderes capaces de influir, inspirar y contagiar su entusiasmo. Para ser buen líder hay que ser humano y estar predispuesto a ayudar”.

Actualmente estamos nerviosos, asustados… por ello es importante que nuestros líderes nos calmen y nos transmitan confianza, seguridad, tranquilidad… para que recuperemos el ánimo, ya que como hemos comentado anteriormente, ese ánimo, esas ganas de luchar, esa actitud repleta de esperanza será la que nos mueva como personas.

Actitud positiva.

Cada uno elige su actitud ante lo que le sucede; Victor insiste mucho en esta afirmación; la clave reside en cómo afrontar lo que nos ocurre y lo que sucede a nuestro alrededor. Como personas libres indica que podemos elegir la actitud con la que reaccionar ante un suceso. Un hecho nos provocará unos sentimientos que no podremos evitar, pero lo afirma que lo que si podremos controlar al 100% será nuestra actitud para tratar de superar las dificultades.

La mejor opción, según explica Küppers, aunque no siempre la más sencilla, será luchar, esforzarse por salir y añade: “ciertamente este esfuerzo no garantizará el éxito pero si nos limitamos a quejarnos, entonces sí habremos garantizado el fracaso“. Debemos ser valientes, elegir esa actitud positiva que en la que Victor insiste una y otra vez, sacar la mejor versión de nosotros mismos en un momento complejo, sobre todo, en un momento complejo. Para tratar de completar esta idea, Victor lo ilustró con el cuento de los dos lobos que versa así:

Un antiguo indio Cherokee dijo a su nieto:
«Dentro de cada uno de nosotros hay una batalla entre dos lobos: Uno Malvado: Es la ira, la envidia, el resentimiento, la inferioridad, las mentiras y el ego. El otro Benévolo: Es la Dicha, la Paz, el Amor, la Esperanza, la Humildad, la Bondad, la Empatía, la Verdad.» El niño pensó un poco y preguntó: «Abuelo, ¿qué lobo gana?’»El anciano respondió: «EL QUE ALIMENTES»

Con esta historia, corta pero certera, Victor viene a decirnos que tenemos dos lobos, dos pensamientos en nuestro interior, el negativo y el positivo y lo que debemos preguntarnos es cuál queremos que gane en nuestra cabeza. Si queremos que las cosas vayan lo mejor posible. Tenemos que intentarlo, debemos luchar por que la actitud positiva permanezca por encima de todo.

Y en relación a esto sacaba a relucir una frase pronunciada por el capitán Jack Sparrow en la mítica película Piratas del Caribe: “el problema no es el problema, el problema es tu actitud frente al problema”.

Debemos ayudar a las personas a centrarse en lo que está en sus manos.

No merece la pena perder el tiempo en lo que no controlamos, por ello es preferible centrarse en lo que sí podemos controlar. La realidad, desgraciadamente es actualmente la que es y no podemos negarla pero, como apunta Küppers, tampoco tiene mucho sentido regodearse en el sufrimiento. Parece obvio ¿verdad?

En relación a este punto Victor traía a su discurso una frase usada en las reuniones de alcohólicos anónimos que dice así: “Señor, tú que me has dado la fuerza para cambiar lo que puedo cambiar dame serenidad para aceptar lo que no puedo cambiar”. Y explicaba que no aceptar lo que no nos gusta nos hace sufrir, por lo que si no podemos cambiarlo, lo más fácil es aceptarlo. En definitiva, lo más sensato y menos doloroso sería centrarnos en lo que controlamos y tener serenidad para aceptar lo que no controlamos y una vez tranquilos pensar qué podemos hacer, cuál es la mejor solución…

¿Cómo podemos cambiar la actitud?

¿Qué podemos hacer para ver las cosas con una perspectiva más positiva?

Para poder dar respuesta a estas cuestiones Victor proponía dos opciones:

  • Pensar cosas positivas
  • Hacer cosas que te hagan sentir bien

Uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde

Victor hablaba del famoso dicho popular: “uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde”. Y es muy cierto, nos damos cuenta de lo que tenemos cuando es tarde, y entonces nos lamentamos, nos arrepentimos de no haberlo valorado… pero el saber que formamos parte de un equipo puede ayudarnos a sentirnos mejor.

Un compañero comentaba que de toda la conferencia, una de las ideas que Küppers había mencionado para ponernos frente a la realizad y tratar de ser positivos era la que más le había llegado; esa reflexión era la siguiente: “antes el lujo era algo caro y hoy es tener un trabajo que te da cierta tranquilidad, saber que no estás en el hospital y que tu familia está bien“. Visto así, tiene toda la razón ¿verdad?

Es importante que nos pongamos ilusiones, hacer cosas que nos hagan sentir bien, y para eso no es necesario hacer grandes cosas, añadía. En este sentido nos daba una lista con varias ideas que cada uno podemos completar simplemente frenando, respirando y reflexionando un poco:

  • Disfruta de lo cotidiano.
  • Disfruta de las pequeñas cosas
  • Elige la música que te guste porque la música influye en tu ánimo
  • Busca momentos para ti ya que si no tienes no puedes dar.
  • Haz deporte
  • Pasea por la naturaleza

Y un largo etc.

Conclusión

Desde RR.HH. es importante fijarse en la calidad humana de las personas. Para reforzar esta idea el ponente nos comentaba con una sonrisa: “Tus hijos no te quieren por tus éxitos profesionales”. Las personas que nos rodean nos recordarán por nuestra calidad humana. Y continuaba diciendo “vivimos en una sociedad donde hay un culto excesivo a la inteligencia, ser buena persona tiene más mérito. Personas que pongan sus capacidades al servicio de los demás, necesitamos buenas personas”.

No se pueden cambiar las circunstancias, pero si nuestra actitud, sólo nosotros podemos decidir cómo afrontar las cosas. Es importante tener serenidad para afrontar lo que no controlamos, aceptarlo y seguir…

Debemos disfrutar las pequeñas cosas, cuidarnos para poder cuidar a nuestros equipos y tratar de ser la mejor persona que podemos llegar a ser. Si somos buenas personas y mantenemos una actitud positiva daremos ejemplo, lograremos contagiar ese entusiasmo.

Hay una frase de la madre Teresa de Calcuta que a Victor Küppers le gusta especialmente y aunque no la ha utilizado en este encuentro parece un buen principio para ese cambio de actitud que se ha venido comentado…

Que nadie se acerque jamás a ti, sin que al irse se sienta un poquito mejor y más feliz”.