Actualmente vivimos en un estado de interrupción. Lo que considerábamos nuestra normalidad se ha vuelto del revés y ahora nos estamos acostumbrando a una nueva normalidad al tiempo que hacemos historia. Ya son muchas las semanas que llevamos manteniendo el distanciamiento físico y el teletrabajo. La revista Time dice que este brote de coronavirus es también el mayor experimento de teletrabajo del mundo. ¿Está a punto tu experiencia en cuanto desempeño, feedback y coaching??

Para muchas empresas en todo el mundo los negocios, como era de esperar, tienen una nueva apariencia: han cambiado, evolucionado y, en algunos casos, se han estancado. Estos cambios tan significativos tienen un efecto dominó que va más allá de los empleados. La pandemia del COVID-19 ha sido clasificada como de trauma colectivo y, ahora más que nunca, los empleados demandan información adicional, formación y reconocimiento por el trabajo que están realizando.
Según Gallup, el 81 % de los empleados a tiempo completo en los EE. UU. dice que el COVID-19 ha alterado su vida «mucho» o «considerablemente», y el 61 por ciento de los empleados a tiempo completo está trabajando desde casa debido a los cierres ocasionados por la pandemia.

Todo esto nos conduce a una gran e importante pregunta: ¿cómo te aseguras de que tus empleados están equipados para hacer su trabajo (incluido el coaching, feedback y los requerimientos técnicos) combinado con el estrés potencial y la preocupación por la pandemia, así como la posibilidad de que haya hijos, cónyuges y mascotas en casa que pueden ser una distracción inusual? Realmente esta cuestión implica muchas consideraciones a tener en cuenta…

En el coaching no vale la talla única

Todos manejamos el estrés y las reacciones posteriores de manera diferente. Y, durante un tiempo de cambio sin precedentes, es probable que las personas requieran diferentes enfoques de coaching y feedback para satisfacer sus propias necesidades.

Visualiza este video

Jason Lauritsen, experto en compromiso con los empleados y cultura del lugar de trabajo, sugiere que una manera simple de hacer que la retroalimentación del desempeño y el coaching sean más significativos y efectivos es crear propiedad y autonomía en el empleado.

Nuestra realidad actual no tiene rival. Es probable que los empleados estén preocupados ante la situación actual y desconcertados a causa de la incertidumbre.

Al proporcionar a tus empleados autonomía en el proceso de feedback y desempeño, les estás dando la responsabilidad de iniciar la solicitud de feedback y también de decidir quién les proporciona ese feedback (alguien con quien trabajan, alguien en quien confían), ya sea en un proyecto concreto o en una parte específica de su desempeño.

Cuando haces a tus empleados dueños del proceso de feedback, es útil proporcionarles un conjunto de preguntas entre las que puedan elegir. Jason nos brinda un consejo en referencia al feedback: utiliza preguntas de feedback que soliciten futuras recomendaciones o sugerencias con la intención de que tus empleados tengan algo en lo que trabajar.

Consigue comentarios en lugar de darlos

Acabamos de asistir a la conferencia virtual de Engagement sobre el compromiso de los empleados. Uno de los temas que se trataron fue el feedback y el qué hacemos con él en nuestro estado actual. ¿El Consejo? Contacta con tus empleados en el lugar en el que se encuentran. No es momento de aparecer desconectado. Ahora más que nunca es fundamental tomar la batuta de tu empresa y comprender la posición de tus empleados. Una moraleja clave: ahora, céntrate en obtener información en vez de en darla.

Pensamiento con perspectivas

¿Cómo ayudas a que tus empleados vean el trabajo que están haciendo como una contribución al panorama general? Puede ser fácil perder esto de vista, especialmente en nuestro entorno actual. Para ayudar a los empleados, alienta el pensamiento general a través del feedback para ayudarles a enfatizar el trabajo que están haciendo y que vean cómo se conecta con el objetivo, las metas y el propósito general de su empresa.

Según Gallup, solo el 20 por ciento de los empleados está totalmente de acuerdo en que su desempeño se gestiona de una manera que los motiva a realizar un trabajo que excede las expectativas.

No dejes de ver este vídeo

El locutor internacional, autor y consultor Steve Simpson dice que la clave para mejorar el rendimiento y la formación es un proceso dirigido por los empleados versus un enfoque de arriba hacia abajo. La cultura en el lugar de trabajo debe ser una prioridad para el liderazgo y, una vez que se establezca, el proceso fluirá de manera lógica, incluido un deseo genuino de ayudar a los empleados a alinearse con la cultura aspiracional y la necesidad de crecimiento personal.

La comunicación elocuente es clave

En tiempos de incertidumbre, los empleados probablemente quieran comprender el futuro de su organización y del papel que desempeñan. Es importante mantener las líneas de comunicación abiertas y fluidas. La vida tal como la concebíamos ha cambiado drásticamente, por lo que es clave que tu comunicación refleje ese cambio. Esto ayudará a resolver la ansiedad en los empleados, pero también es una oportunidad para iniciar conversaciones sobre coaching, feedback y desempeño. No te olvides de llamarles para preguntar por su vida, su familia y sus hobbies, no te preocupes únicamente por sus responsabilidades laborales cotidianas.

Aquí te dejamos este interesante vídeo

Stacia Garr, cofundadora y analista principal de Red Thread Research, tiene tres consejos que pueden ayudar a que el proceso de feedback y coaching sea más significativo para los empleados.

  • Un buen coach ayuda a los empleados a aprender de sus errores. Mantén conversaciones útiles y continuas sobre el rendimiento para proporcionar a los empleados la información que necesitan para mejorar sus habilidades.
  • La franqueza permite a los gerentes gestionar conversaciones difíciles de manera efectiva o estar abiertos a nueva información. Esto crea una relación basada en la confianza entre empleados y gerentes.
  • Cuando el gerente elimina los obstáculos del trabajo individual, también permite la autonomía del individuo.

Abraza la nueva normalidad

Jason Lauritsen lo dijo perfectamente: solo al planificar un trabajo en el que nos sintamos implicados podremos crear el tipo de experiencias laborales que permitan a los seres humanos prosperar. Y crear ese tipo de entorno ahora es más importante que nunca.
El entorno laboral cambia a diario a medida que las empresas adoptan el trabajo en remoto y algunas toman decisiones difíciles con respecto al futuro de su fuerza laboral. El desempeño, el coaching y el feedback pueden no parecer una prioridad absoluta en medio de otros cambios, pero no pierdas de vista la oportunidad de conectarte con los empleados, pídeles feedback y descubre las áreas para su estímulo y crecimiento.
Y recuerda que una cosa permanece constante durante todo el proceso: estamos todos juntos en esto.