El currículum del candidato ideal aterriza en tu bandeja de entrada. Lo lees detenidamente, conciertas una o dos entrevistas y tras esos encuentros le haces una oferta de trabajo. ¡Tu trabajo está hecho!

¡No tan rápido! El hecho de que un candidato haya aceptado una oferta no significa que la experiencia del candidato termine por completo. Sería improductivo gastar tanto esfuerzo en la experiencia del candidato para luego dejarlo todo una vez que el empleado acepta una oferta.

Vamos a desglosarlo. Las personas que se interesan por las ofertas de empleo están buscando el lugar adecuado. Aterrizan en tu portal de empleo o tienen un encuentro casual con un ex colega, están intrigados por lo que ven o escuchan y solicitan el trabajo. Después de entrevistar al candidato y determinar quién es el adecuado para el puesto, le envías una oferta, la firma, la devuelve y luego … silencio. ¿Qué sucede entre esa firma y su primer día de trabajo?

Es una experiencia, no un proceso

Una vez que un candidato firma una oferta, hay que asegurarse la comunicación y el compromiso. En un entorno de talento tan competitivo, es importante mantener a los candidatos involucrados. El período de tiempo que comprende desde que el candidato acepta tu oferta hasta el primer día de trabajo tiene el potencial de ser volátil. Durante su período de notificación y hasta la incorporación, los empleadores pueden presentar contraofertas para convencer a los empleados de que se queden u otros reclutadores podrían estar contactando a tu candidato.

¿Cómo se combate esto? Es importante que continúes involucrándolos como lo harías una vez que son empleados; envíales contenidos y videos interactivos y comienza a integrar el aprendizaje y el desarrollo.

La experiencia del candidato es una parte clave para retener a los mejores talentos

El período `previo a la incorporación, la incorporación y la integración de tu nuevo empleado deben ser una experiencia que los haga sentir preparados para el trabajo y, en última instancia, que les motive para quedarse.

La experiencia del candidato no se detiene después del primer día, ¡ni siquiera después de la primera semana o mes! Pueden pasar hasta seis meses o más antes de que un empleado se sienta cómodo dentro de la organización. Una vez que un candidato se une a su organización, es importante que su manager le enseñe le involucre, y le ayude a planificar objetivos que den forma a su carrera profesional.

El secreto a voces para retener el talento

Para los empleados de cualquier cargo, el reconocimiento y las recompensas, el aprendizaje y la participación son una parte integral de la experiencia del candidato.

Las estadísticas muestran que la mayoría de las personas se van durante los primeros seis meses de ser contratados si su experiencia de incorporación no es buena. Si puede concretar el proceso previo a la entrada en la organización, la incorporación y la contratación, tus empleados se quedarán y obtendrá el retorno de su inversión.

La experiencia del candidato empieza aquí

No te pierdas el siguiente vídeo donde podrás ver a Nick Hutchinson, head of solution consulting for talent Acquisition por parte de Saba software con Cliff Stevenson, Principal Analyst for workforce management en Brandon Hall Group charlando sobre la experiencia del candidato.

En la conversación podrás escuchar ideas muy interesantes sobre:
• Hacer que el candidato experimente exactamente eso: una experiencia
• Cómo la experiencia del candidato influye en el reclutamiento y retención de talento.
• Cómo mantener a tus mejores talentos comprometidos

Ver vídeo