selección online

Para atraer al mejor talento es imprescindible cuidar la reputación de nuestra marca, y en este sentido las redes sociales juegan un papel crucial en la imagen de marca durante el proceso de selección.

Antes de iniciar cualquier acción en redes que proyecte nuestra visión y filosofía a los posibles candidatos, debemos analizar cuidadosamente dónde queremos estar. Es preciso estudiar las opciones, ya que cada una cuenta con un tipo de audiencia que puede estar más ligada con el perfil que buscamos y, por consiguiente, donde nuestra marca cuadre mejor.

Las redes sociales como otro canal más

Una vez seleccionada la red social debemos estar activos, si creamos un perfil y lo dejamos morir la imagen que proyectemos puede ser contraproducente; por ello, debemos definir una línea y en base a ella responder a los diferentes comentarios que puedan ir surgiendo. Lo que pongamos en el entorno online será representativo de nuestra empresa, y leer lo que comentan quienes se dirigen a nosotros es una información a tener muy en cuenta por el departamento de RR.HH., ya que le ayudará a enfocar su estrategia de selección, para la que, indudablemente debe alinearse con el departamento de marketing. Debemos ser creativos, llamar la atención del candidato sin salirnos de lo que marca la cultura de nuestra empresa. Como se comenta en el whitepaper Buceando en la complejidad de la selecciónes importante diferenciarse.

Para ello, la forma en la que se redacte una oferta de trabajo que enganche será enriquecedora en todos los sentidos, tanto para quienes la lean como para los que sinteticen lo que se busca. Hay que tener presente que en las redes sociales está la mayor parte de la población y si queremos enamorar al mejor talento, ese que no está buscando un cambio de forma consciente, debemos trabajar, publicar e interactuar para así tener una verdadera estrategia de selección en redes sociales.

Reputación online

Forjarse una reputación sólida es una tarea laboriosa pero muy efectiva, hay que cuidarla día tras día y saberse valer de los medios a nuestro alcance, no sólo a nivel online sino también offline. Por ello, hablar de las historias personales puede ayudar a la marca. Cuando buscamos en diversas plataformas un lugar para alojarnos, lo que opinan los demás nos importa, nos ayuda a decidirnos, una crítica, puede hacer que desechemos un lugar que nos gustaba por otro, pues en las empresas ocurre lo mismo, si leemos un comentario de un empleado que ha tenido una gran experiencia en nuestra empresa, nos entrarán ganas de trabajar allí. Necesitamos escuchar esa historia, ver el lado humano que hay detrás de las organizaciones. Para ellos podemos valernos de soportes como el video, más cercanos, rápidos y capaces de transmitir con precisión lo que queremos contar.

El Onboarding

Una vez que captamos la atención del candidato, el onboarding es igual o más importante, no debemos conformarnos ni creer que el trabajo ha finalizado en el momento de la contratación sino que debe dilatarse mucho más allá en el tiempo y qué duda cabe que, con más razón, en la situación que estamos viviendo. Debido a la pandemia, muchos equipos están teletrabajando, con lo que es posible que una persona que se incorpore a la empresa, no conozca en persona a sus compañeros hasta varios meses después. Para que no se sienta sola, perdida o desanimada, debemos guiarla y acompañarla.

Si tenemos clara la estrategia a seguir, dónde queremos estar y cómo mostrarnos, no podemos olvidarnos de la tecnología. Los departamentos de RR.HH. se han visto obligados a evolucionar a pasos agigantados, a digitalizar todos sus procesos, a ser más rápidos y efectivos y eso implica contar con una página de carreras mobile para que el reclutador pueda gestionar entrevistas, organizar su trabajo en cualquier lugar, de manera sencilla.

El candidato es el centro, y a su alrededor es preciso montar una estrategia que le atraiga, cautive, retenga y en una fase posterior, le termine de enamorar, porque las organizaciones las forman las personas.