Neurodiversidad en las empresas, ¿cómo darle visibilidad?

Cuando pensamos en diversidad en nuestras plantillas, solemos pensar en raza, religión, orientación sexual o género. Pero centrarse únicamente en estos aspectos supondría limitarse en cierto modo. Si se quiere crear un entorno laboral de éxito y realmente diverso, se debe garantizar el respeto de la neurodiversidad en las empresas.

Los sesgos inconscientes en el lugar de trabajo se pueden considerar un tema tenso, que aunque puede vivirse en España, no alcanza los niveles de EE.UU. Existen investigaciones que sugieren que más del 95 % de la población tienen sesgos inconscientes o implícitos; pero algunos expertos dudan de su validez. Con todo, muchas empresas adoptan formación sobre sesgos inconscientes para ayudar a fomentar la diversidad y la inclusión en el lugar de trabajo, estos esfuerzos suelen quedarse cortos. 

Comprender la neurodiversidad

A finales de los 90, una madre australiana de nombre Judy Singer comenzó a cursar Estudios sobre discapacidad en la Universidad de Tecnología de Sídney. Hacía poco que a su hija le habían diagnosticado lo que se conoce como «Síndrome de Asperger», un tipo de trastorno del espectro autista. Cuanto más leía sobre el autismo para sus estudios, Singer también sospechó que su madre, incluso ella misma, podrían haber padecido cierto tipo de trastorno del espectro autista.

Singer describe la forma en que lloró cuando se dio cuenta de que su madre, con quien mantuvo una relación movida durante su niñez, no se había mostrado fría o neurótica a propósito, tal y como ella pensaba. Simplemente, su mente era distinta.

Singer acuñó el término «neurodiversidad» en su tesis aprobada con honores. Para Singer, las personas con diferencias neurológicas como el trastorno del espectro autista, trastorno de déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por su significado en inglés) o dislexia constituían una clase social en sí misma y se les debería tratar como tal. Si vamos a acoger la diversidad de raza, género, religión o sexualidad, entre otras, acojamos también la diversidad mental.

El primer paso para poder integrar cualquier tipo de diversidad, es entenderla

La neurodiversidad en las empresas en la actualidad

Hace poco que la neurodiversidad se ha convertido en un término de moda en los espacios de diversidad, equidad, inclusión y pertenencia. Muchas empresas se esfuerzan por contratar neurodivergentes y en darles oportunidades de desarrollo laboral. Por eso en Cornerstone han creado una serie de lecciones sobre neurodiversidad.

Si tu empresa aún no ha dado prioridad a la inclusión de neurodiversidad, aquí dejamos algunos motivos por los que ayuda a la plantilla y a la empresa.

1) Se infravalora a las personas neurodivergentes

Se infrautiliza a los neurodivergentes, sobre todo a las personas que padecen autismo, con independencia de su competencia. El 85 % de los universitarios con autismo que se han graduado en los Estados Unidos no tiene trabajo. Según un estudio de 2006, las personas con ADHD muestran tasas de desempleo superiores que las de los individuos que no sufren este trastorno.

No obstante, no existe ninguna prueba de que las personas neurodivergentes sean menos competentes o inteligentes que las personas neurotípicas. Las empresas están perdiendo candidatos con talento.

2) Existen más personas neurodivergentes de las que piensas

La neurodiversidad en la empresa se puede llegar a manifestar de múltiples maneras. Puede abarcar el trastorno del espectro autista, el ADHD, la dislexia, la dispraxia, la discalculia, el síndrome de Tourette y muchos otros. A medida que los científicos aprenden más acerca de lo que caracteriza a alguien neurodivergente, identifican a más personas que lo padecen.

Según la Organización Mundial de la Salud, 1 de cada 160 niños presentan algún tipo de trastorno del espectro autista. Los centros para el control y la prevención de enfermedades estima que 1 de cada 162 niños padecen el síndrome de Tourette y aproximadamente el 8 por ciento de los niños menores de 18 años padece trastorno de déficit de atención con hiperactividad, o ADHD.

Eso, solo en cuanto a niños. ¿Cuántos adultos como la madre de Judy Singer han luchado toda su vida sin un diagnóstico? Las personas neurodivergentes se encuentran en cualquier parte.

La riqueza que nos aporta la neurodiversidad en las empresas
Potenciar la neurodiversidad en nuestra empresa puede hacernos más fuertes, y nos puede aportar una gran variedad y riqueza de opiniones y formas de pensar

Las empresas que potencian la neurodiversidad son más fuertes

Las empresas y equipos diversos no solo reciben mayores reembolsos financieros que las menos diversas, sino que también rinden mejor.

Disponer de las perspectivas diferentes de las personas neurodivergentes puede contribuir a que el equipo resuelva problemas más complejos. Las perspectivas y las formas de pensar diferentes conducen hacia la creatividad y la innovación.