gestión del desempeño

En los últimos meses, nos hemos enfrentado a retos que no habíamos vivido antes. Resolver estos problemas requiere pensar y actuar de forma distinta a la norma. Y, todo, a la velocidad de la luz.

Nos hemos movilizado para proteger la seguridad de los empleados que ocupan puestos esenciales, hemos equipado a nuestros equipos para que trabajen desde casa, hemos tratado de reestructurar la plantilla… Pero eso solo ha sido el principio. El mundo laboral ha cambiado para todos nosotros y eso significa que nos enfrentamos a más retos.

Una herramienta útil para surcar los mares del avance consiste en piratear. Ya sé lo que pensáis: ¿Piratear? No soy programador… ¿Cómo es posible que eso ayude?

Piratear no es solo cosa de programadores

Piratear abarca mucho más que la tecnología. Si se profundiza un poco más en la actividad de los piratas informáticos y en el porqué, descubrimos un proceso simple para conseguir mejora e innovación progresivas. Y, aunque el pirateo ha cogido mala fama en los últimos años por culpa de algunos que lo han empleado para robar identidades o realizar acciones fraudulentas, en sí mismo no conlleva ni nada bueno ni nada malo. Todo depende de la manera en la que se utilice.

El pirateo es tanto un proceso como una forma de pensar. Obliga a pensar en los problemas de otra manera antes de identificar los pasos que pueden acercarnos a una solución.

El potencial de este enfoque consiste en que es todo lo contrario a la forma en la que habitualmente nos dirigimos para resolver problemas laborales. Nuestro enfoque habitual es el de complicar los problemas porque tendemos a ir a lo grande, propagando soluciones como lo haría un programa o una plataforma tecnológica totalmente nuevos. Esto requiere escribir estatutos, crear grupos de expertos e invertir meses y recursos antes de dar el primer paso significativo para resolver el problema.

El pirateo va en dirección contraria. El proceso de pirateo, en vez de concebir un problema como grande, obliga a desmenuzarlo en partes más pequeñas. Concíbelo como buscar dentro del problema para ver su «código», encontrando las oportunidades para probar y dar pasitos que conducen inmediatamente hacia la solución.

Por ejemplo, si se intenta piratear una reunión, las partes pequeñas (o código) que habría que identificar incluiría a los participantes, el lugar (o la plataforma tecnológica) en el que tendrá lugar la reunión, la agenda, las normas básicas, la hora de la reunión, la forma de conducirla y mucho más.

Un pirateo consiste, simplemente, en un cambio en una de estas partes más pequeñas con el fin de intentar mejorar la reunión de alguna manera. A lo mejor se añade una norma básica para que no se permita hacer varias tareas durante la reunión o que solo se permitan tres asuntos por reunión. Son pequeños cambios que pueden demostrar inmediatamente si tienen algún impacto. Si es así, eso es progresar. Si no, a intentar otra cosa.

Hackatón entre los RR.HH. y los encargados del aprendizaje

Hace poco se realizaron varios hackatones virtuales entre los RR. HH. y los encargados de la formación de una variedad de organizaciones. Quizá desconozcas el termino “hackatón“, pues bien, es un término que se usa en las comunidades hacker para referirse a un encuentro de programadores cuyo principal objetivo vendría a ser el desarrollo colaborativo de Software, aunque también podría haber un componente de hardware”.

El objetivo consistía en derribar algunos de los retos más urgentes de los RR. HH. por los que las empresas navegan hoy día debido a la pandemia. Se utilizó este proceso para identificar algunos trucos que las empresas podrían intentar emplear a modo de inspiración para progresar. Los tres problemas que se superaron fueron el aprendizaje, la contratación y la gestión del rendimiento virtuales.

Aprendizaje virtual

Uno de los objetivos, a efectos de este hackatón, consistió en conseguir los trucos que pudieran aumentar la cantidad de aprendizaje virtual y de cursos virtuales que se hayan completado en un 50 %. Ver abajo algunos de los mejores trucos propuestos:

  • Utiliza elementos para romper el hielo de manera interactiva con el fin de crear energía y compromiso durante el curso. Por ejemplo, un examen divertido en Kahoot! o una pregunta como «¿Qué te hace único?», que se envíe anticipadamente a los asistentes.
  • Gamificación. Aprender jugando, premiando con puntos y chapas al completar los cursos. Otro enfoque podría consistir en conceder una entrada para un sorteo por cada curso completado, con sorteos semanales y mensuales de premios o recompensas.
  • Promover mediante el boca a boca. Pide a los empleados que han acabado los cursos que compartan por escrito o con un vídeo lo que les ha gustado de los cursos y lo que han visto útil. Comparte estos testimonios con directores y encargados con el objetivo de persuadirles respecto al valor de los cursos.

Contratación virtual

A medida que se pirateaba sobre la incorporación virtual se adentraban en el objetivo de que los empleados calificaran esa incorporación de manera más favorable que la incorporación en persona. Ver abajo algunos de los mejores trucos propuestos:

  • Utiliza la entrega «a la carta» al incorporar con el fin de permitir a cada nuevo empleado que encuentre lo que quiere y necesita conforme lo va necesitando. La carta podría incluir vídeos de bienvenida, excursiones virtuales de las ubicaciones físicas clave, acceso a la intranet y otras páginas web, módulos de aprendizaje virtual y muchos recursos más.
  • Contacto previo a la incorporación. Asigna a un «compañero» antes del primer día del empleado para que se acerque a presentarse y conocer a la nueva persona. Envía un vídeo del Director General dando la bienvenida, un organigrama e información de TI antes del primer día para que se sienta preparado y respaldado desde el principio.
  • Formaliza un proceso de presentaciones iniciales para las nuevas contrataciones. Crea procesos que garanticen que los empleados conocen a todo su equipo y que están en contacto entre sí. Añade actividades divertidas que animen a tu plantilla a compartir más de sí mismos, por ejemplo, concursos de preguntas para conocerse, «caricaturízate», etc.

Gestión del rendimiento virtual

El objetivo en este hackatón fue encontrar trucos que contribuyesen a asegurar que los trabajadores podían articular claramente sus expectativas y formas de medir. Respecto a estos trucos, hay que matizar que todos los “piratas” de este grupo estuvieron de acuerdo en que resulta crucial hacer reuniones vis a vis cuando se gestiona por remoto. Aquellos que se ocupan de crear estos trucos asumían que se estaban llevando a cabo reuniones vis a vis.

  • Envía un consejo semanal sobre gestión para que todos revisen a los demás. Haz que los consejos se centren en el uso de los empleados para garantizar que entienden las expectativas. Los consejos semanales podrían recibirse en una variedad de formatos, incluyendo vídeos con instrucciones, publicaciones de blogs, consejos de otros encargados, etc.
  • Añade una «revisión de objetivos» a la reunión vis a vis. Incluiría un debate de las prioridades y el progreso de los objetivos y metas clave. Lo ideal sería que el encargado y los empleados prepararan por adelantado un listado con los tres logros principales de la semana pasada de los empleados y con las tres prioridades para la próxima con el fin de compararlos y debatir sobre ellos.
  • Incentiva que cada empleado cuente con una «meta prioritaria». El empleado podría medir esta meta semanal o mensualmente con su encargado para garantizar que sigue alineada con lo más importarte. El empleado también podría escribir un artículo o compartir el progreso de sus objetivos prioritarios en las reuniones vis a vis o en las actualizaciones semanales.

Responder al cambio resulta vital

Según avanzamos en este nuevo entorno al que nos hemos visto obligados a crear y tratamos de descubrir nuestras huellas en la nueva realidad, la capacidad de respuesta ante nuevos retos será vital. Aprender a pensar como un “pirata” permite ser más ágil y proactivo en las respuestas. Aprender a fragmentar en pedazos las cosas y encontrar la forma de dar pasos pequeños para avanzar permite progresar ahí donde otros se atascan.

Si tu reto consiste en apoyar una plantilla virtual en progreso o en ver la manera de volver de forma segura a la oficina, no subestimes el pirateo y el poder del pensamiento en pequeño para impulsar un gran cambio.